La importancia de conocerse

autoestima-loveyourself-conocerse

La importancia de conocerse, es un recorrido que dura toda la vida.

La importancia de conocerse, no es algo que se nos enseñe en el colegio o en la universidad. No estamos acostumbrados ni si quiera al concepto que supone convivir con uno mismo y cuidar la relación más importante que tendremos durante el resto de nuestras vidas. La relación con nosotros mismos. El tránsito que nos acompañará el resto de nuestra vida, es la relación con nosotros mismos.

Lo más curioso de todo, es que es algo en lo que no solemos pensar porque creemos que no hace falta, que nos conocemos perfectamente. Todo porque sabemos cuál es nuestro color favorito, el plato de comida preferido y unas cuantas cosas más.

Conocerse es justamente hacer eso que no solemos, dejar atrás las distracciones y todas las estrategias que utilizamos para evadirnos. Es hacer frente a lo que nos da miedo, simplemente estar. 

A veces ese miedo se camufla de aburrimiento, a muchas personas les cuesta estar solas porque sienten miedo, vació, angustia y tristeza. Esto no es más que el reflejo de convivir con un desconocido, nosotros mismos.

No puede haber relación verdadera con otros si primero no la tenemos con nosotros. Cuando nacemos, tenemos un vínculo profundamente estrecho con mamá. Hemos sido durante nueve meses parte de ella, y al nacer, seguimos siendo uno, ahora en dos cuerpos separados.

Al principio no tenemos consciencia de nosotros como ser independiente al resto del mundo. A medida que vamos creciendo esa consciencia se va generando y un buen día nos damos cuenta de que somos un ser individual, con pensamiento propio y capacidad para crear, hacer y deshacer.

¿Y qué ocurre cuando nos damos cuenta de esto? Nuestro ego empieza a florecer, porque nos sentimos indefensos ante nuestro propio potencial, ante la capacidad majestuosa del ser humano de hacer y deshacer casi como si fuéramos dioses.

Nuestro ego no nos permite ser quien realmente somos.

El ego nos protege. Nos enseña cómo tenemos que comportarnos para obtener amor. Qué partes de nosotros es mejor ocultar para no ser rechazados y qué actitudes debemos de tomar para evitar que nos hagan daño.

De esta forma, nos vamos disfrazando poco a poco hasta que un buen día, nos convertimos en completos desconocidos. Es ahí cuando nos da miedo estar solos. Nos da miedo mirar hacia dentro porque ya no sabemos lo que nos podemos encontrar. 

Todos tenemos algo dentro, llámalo voz interior, intuición, corazón… Algo que sabe realmente lo que necesitamos, lo que nos vuelve a conectar con nosotros y con la vida.

Puede ser una obra de arte, una frase, un libro o una película, pueden ser muchas cosas las que de repente, nos hacen un “click” dentro y nos recuerdan esa conexión con lo verdaderamente importante. 

La vida nos hace el regalo de volver a conectarnos con nuestra propia esencia.

La importancia de conocerse, es esa necesidad de búsqueda tan característica del ser humano, de encontrar algo, pero no saber el qué. Lo que realmente estamos pidiendo a gritos es volver a conectarnos con nosotros y con la vida.

La importancia de conocerse, es un recorrido que no tiene fin. Puede empezar en cualquier momento, pero si que hay una cosa indispensable para transitar este camino. La consciencia y la intención de conectar contigo.

El cómo, es lo de menos, cada uno que lo haga a su manera. Hay personas que cogen la mochila y se van un par de meses a dar vueltas por el mundo. Otros, inician un proceso terapéutico y algunos se apuntan a clases de pintura. El transporte no importa, si el destino.

Conocerse a uno mismo es volver a escucharte, es reconocer tus miedos sin juicio, con compasión y amabilidad. Estar con uno mismo es observar sin identificarnos con nuestras reacciones ni nuestras creencias, sabiendo que eso forma parte del ego, del disfraz. 

Conocerse a uno mismo es ir poco a poco quitándose la armadura. 

A medida que vamos volviendo a nosotros, iremos notando algunos cambios, sutiles pero trascendentes.

Tal vez, nos moleste más el ruido y busquemos lugares más tranquilos, a lo mejor, desaceleramos un poco el ritmo, y aunque sigamos haciendo las mismas cosas, con nuestras rutinas y hábitos, lo empezamos a hacer desde otro sitio.

A lo mejor, ya no nos apetece relacionarnos con algunas personas, y empezamos a buscar más la compañía de otras. 

Lo que ocurre una vez empiezas a conocerte y a estar de verdad contigo es único para cada persona. Puedo asegurar que se empieza a despertar algo dentro de ti que percibes como autentico y lleno de paz.

Tener la sensación de no tener que demostrar nada a nadie, ni aparentar, solamente ser tú.

Cada uno es libre de iniciar o no esta aventura, para mi sin duda, es el viaje más importante de nuestra vida.L